PORTAL DE GESTIÓN DEL ABSENTISMO

Absentismo y relación jerárquica

Imprimir Compartir Absentismo y relación jerárquica Compartir Absentismo y relación jerárquica Compartir Absentismo y relación jerárquica Compartir Absentismo y relación jerárquica

OPINIÓN DEL EXPERTO

12/11/2014

Las personas no se marchan de las empresas, se marchan de sus jefes. Hace décadas que esta observación viene siendo parte de la experiencia de las organizaciones. Y es que, de todas las relaciones interpersonales, posiblemente sea la relación con su jefe la que más afecte a una persona. Durante más de un tercio del tiempo diario, nuestro jefe -y pensemos que, exceptuando el vértice de la pirámide todos tenemos uno- condiciona qué vamos a hacer, en qué plazo de tiempo, de qué forma, con qué niveles de calidad, con qué medios y si recibiremos por ello un reconocimiento o una censura.

De aquí que de la forma en que un colaborador viva esta relación dependerán, fundamentalmente, sus niveles de satisfacción o de stress laboral. Si la relación con el inmediato superior jerárquico es tensa y difícil, tendremos servido el origen de potenciales tentaciones absentistas. ¿Qué hacer para mantener una buena relación jefe-colaborador? Hay cosas que le corresponde hacer al jefe y cosas que puede hacer un colaborador.

Un jefe  puede trabajar con dos preocupaciones principales: puede estar enfocado hacia la obtención de resultados, en cuyo caso se moverá alrededor de conceptos tales como objetivos, eficacia/eficiencia, estándares de actividad, supervisión, exigencia, responsabilidad. O bien puede estar orientado a la satisfacción de su personal y al clima reinante en su equipo, con énfasis en temas como comunicación, motivación, reconocimiento, desarrollo. Pero no se trata de elegir entre una u otra de estas orientaciones, sino de simultanearlas y equilibrarlas. No se puede mantener un buen clima en ausencia de resultados y no se pueden conseguir resultados sin cuidar razonablemente a nuestros colaboradores.

Por su parte, un colaborador debe ser consciente y aceptar que, al contrario de lo que ocurre en la vida civil, hoy profundamente impregnada de ideas y prácticas democráticas, una empresa no es una democracia, una empresa es una jerarquía. La práctica totalidad de las empresas está organizada como una estructura jerárquica, con niveles de mando y líneas de decisión y comunicación bien definidas, y ello por razones obvias de claridad, rapidez y eficacia. Una comprensión y aceptación plena del rol de su jefe, como tal, es fundamental para una buena conexión. Básicamente, considerar que su jefe está sometido a idénticas o superiores presiones y exigencias a las que lo está él mismo.

Numerosos estudios han puesto de relieve que las discrepancias en la relación acostumbran a estar causadas no tanto por cuestiones estrictas de trabajo como por las diferencias en los estilos personales: estilos de mando (¿Qué ocurre cuando un colaborador tiene necesidad de reconocimiento, pero su jefe piensa que es innecesario?); de comunicación (¿Qué pasa cuando el jefe le pide información por escrito a un colaborador acostumbrado a darla verbalmente?); sentido del tiempo (¿Qué es prioritario? ¿Con qué urgencia?); estilo de supervisión (¿Demasiado detallista, demasiado presionante para un colaborador que necesita una cierta autonomía?)

Ambos, jefe y colaborador, deben estar abiertos a hablar sobre sus respectivos estilos de trabajo y la forma en que podrían complementarlos.

Se evitarían esas tentaciones absentistas, antes citadas, que pueden, y suelen, convertir dos décimas del termómetro, fácilmente remediables con un antigripal cualquiera, en una gripe de una semana.

Sr. Manuel Romero

Licenciado en Ciencias de la Comunicación (IIEC), trabajó como Jefe de Formación durante más de diez años en Sociedad Nestlé AEPA. Ha sido profesor de Mando y Liderazgo en el Curso de Directores Europeos de la Universidad Autonóma de Barcelona (UAB) y profesor de Liderazgo de Equipos en la Business Engineering School, La Salle. Consultor y formador en empresas de todo tipo de tamaño y sector, destacando su especialización en las áreas de Coaching, Comunicación, Negociación, Mando y liderazgo, Creatividad e Innovación.

 

Mutua Intercomarcal 2017 | Aviso legal