× Uso de "cookies"
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar analisis de uso y de medicion de nuestra web y mejorar nuestros servicios. Si sigue navegando, consideramos que acepta su instalacion y uso. 

Politica de Cookies 

ES / CA
canviar a
català

Recursos

Blogs

El ahorro energético que supone el cambio horario

En la madrugada del domingo 26 de marzo, los relojes deberán adelantarse una hora para adaptarse al horario de verano que siguen todos los países de la Unión Europea; cuando sean las dos de la madrugada deberán adelantarse las manecillas del reloj una hora hasta las tres.

Ello significa que este fin de semana, dormiremos una hora menos. El objetivo del cambio horario es adaptar nuestra jornada laboral a las horas de luz disponibles, pero también supone un ahorro energético, especialmente en iluminación, para empresas y familias. Aunque amanezca una hora más tarde, la mayor parte de los españoles aún no han empezado su día, y en cambio al retrasarse la caída del sol, disponemos de una hora de sol más por la tarde, en la que retrasamos el encendido de las luces consiguiendo con ello mayor ahorro energético.

El ahorro potencial en iluminación en España durante el horario de verano, se estima en un 5%, lo que supone alrededor de 300 millones de euros, 90 de los cuales pertenecen a uso doméstico, según las estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Alemania fue el primer país en aprobar el cambio horario para reducir las horas de iluminación artificial y aprovechar las horas de luz extra en primavera y verano, ahorrando así carbón que podía utilizarse en la guerra; y fue en la I Guerra Mundial cuando el cambio horario se llevó a cabo a gran escala. Hoy en día 75 países ponen en práctica esta actuación, que afecta a 1.500 millones de personas.