× Uso de "cookies"
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar analisis de uso y de medicion de nuestra web y mejorar nuestros servicios. Si sigue navegando, consideramos que acepta su instalacion y uso. 

Politica de Cookies 

Blog Mutua

Confort térmico y climatización en oficinas y despachos

Trabajar con disconfort térmico

La calidad de aire interior es importante en los edificios dedicados a oficinas y despachos, puesto que en muchos casos es el origen de problemas de salud y falta de bienestar para los trabajadores ocupantes de los mismos. Ello es debido a la existencia de posibles factores de riesgo, como un inadecuado ambiente térmico y una deficiente ventilación.

Unas buenas condiciones climáticas resultan fundamentales para prevenir daños en la salud de los trabajadores de oficinas y constituyen un factor que influye directamente en el absentismo y productividad de las tareas.

Condiciones termohigrométricas

Las condiciones termohigrométricas en las oficinas pueden dar lugar a una sensación de disconfort por parte de los trabajadores.

Por todo ello, se deberán evitar las temperaturas y humedades extremas, los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire molestas, los olores desagradables, la irradiación excesiva y, en particular, la radiación solar a través de ventanas, luces o tabiques acristalados.

En las oficinas deberán cumplirse las siguientes condiciones:

- La temperatura estará comprendida entre 17 y 27 ºC.

- La humedad relativa estará comprendida entre el 30 y el 70%, excepto en los locales donde existan riesgos por electricidad estática, en los que el límite inferior será el 50%.

- Los trabajadores no deberán estar expuestos de forma frecuente o continuada a corrientes de aire cuya velocidad exceda los siguientes límites:

1) Trabajos en ambientes no calurosos: 0,25 m/s.

2) Trabajos sedentarios en ambientes calurosos: 0,50 m/s.

Estos límites no se aplicarán a las corrientes de aire acondicionado, para las que el límite será de 0,25 m/s en el caso de trabajos sedentarios, propios de oficinas.

El ambiente térmico produce una serie de efectos subjetivos como es la sensación de satisfacción o insatisfacción en el puesto de trabajo, pero no hay que olvidar, que sean cuales sean las condiciones termohigrométricas, no existe un nivel de confort térmico que satisfaga a todos los ocupantes de una oficina, la sensación térmica para cada individuo es distinta y según estudios realizados, va a haber siempre un 5% de personas que mostrarán insatisfacción, sea por calor o por frío.

Existen diferentes teorías al respecto que exponen que las condiciones termohigrométricas pueden afectar al rendimiento de los trabajadores, por la capacidad de generarles estrés.

Otra teoría establece que en situaciones de disconfort térmico, los trabajadores son más susceptibles a las distracciones, ya que van a prestar más atención a las condiciones ambientales de temperatura que al trabajo que están realizando. El calor da lugar a un descenso del ritmo de trabajo y a fatiga muscular, y el frío disminuye la destreza manual y el rendimiento físico y mental.

Los principales problemas se plantean en las dos estaciones extremas: verano e invierno.

En verano, se acentúan las diferentes sensibilidades de percepción térmica por parte de los trabajadores en las oficinas con aire acondicionado centralizado. La causa del problema no radica en el termostato, sino en la posición con respecto a los difusores de aire y en la velocidad de salida del mismo. El termostato en verano se debe situar entre 23 y 26 ºC. Si el trabajador se encuentra debajo de un difusor y la velocidad de salida del aire es fuerte, esté se quejará de frío y de dolores en el cuello. En cambio si el puesto del trabajador está lejos del difusor y cerca de ventanas o paredes con insolación y se aumenta la temperatura por encima de los 26 ºC tendrá una sensación de calor.

La solución al problema es regular el termostato entre los 23 y 26 ºC, disminuir la velocidad de salida del aire, con lo que se evita el chorro de aire frío sobre el que está más cerca del difusor, y solicitar si es posible el cambio de orientación del difusor. Un aspecto muy importante es mantener la humedad relativa entre el 45% y el 65% para que no se acentúe el agobio de calor por una excesiva humedad. De igual forma, humedades relativas inferiores a 30% pueden provocar alteraciones en las mucosas, piel y vías respiratorias.

En invierno, los principales problemas que plantean los trabajadores de oficina es el disconfort por la sensación de frío en los pies, dolores de cabeza, sequedad en los ojos y mucosas. La solución al problema de los pies fríos no es aumentar el termostato ya que eso agudiza los problemas de dolores de cabeza y la sequedad de los ojos y mucosas al resecar el ambiente el aire caliente.

Para una situación de confort se debe colocar el termostato entre 20 y 24 ºC. Aumentar la velocidad del flujo de salida del aire para que este llegue al suelo y no se quede en el techo, y mantener una humedad relativa entre 45-65% para que no exista sequedad en el ambiente. La humedad relativa del local en invierno se mantendrá siempre por debajo del 65%, para proteger los cerramientos de la formación de condensaciones.

PUNTOS BÁSICOS DE COMPROBACIÓN SOBRE INCONFORT TÉRMICO: VERANO

- La temperatura operativa debe mantenerse entre los 23 ºC y los 26 ºC (24,5±1,5 ºC).

- La diferencia vertical de temperatura del aire entre 1,1 m y 0,1 m sobre el suelo (nivel de la cabeza y nivel de los tobillos) debe ser inferior a 3 ºC.

- El límite de velocidad de las corrientes de aire acondicionado será de 0,25 m/s.

- La humedad relativa debe permanecer entre el 30% y el 70% (más favorable entre 45% y 65%).

- Adecuada renovación del aire de los locales de trabajo.

- Correcto mantenimiento y limpieza de los sistemas de ventilación y climatización.

- Formación e información a los trabajadores sobre los riesgos a los que están expuestos, así como el uso de los sistemas de ventilación y climatización.

PUNTOS BÁSICOS DE COMPROBACIÓN SOBRE INCONFORT TÉRMICO: INVIERNO

- La temperatura operativa debe mantenerse entre los 20 ºC y los 24 ºC (22±2 ºC).

- La diferencia vertical de temperatura del aire entre 1,1 m y 0,1 m sobre el suelo (nivel de la cabeza y nivel de los tobillos) debe ser inferior a 3 ºC.

- La temperatura superficial del suelo debe estar normalmente comprendida entre 19 ºC y 26 ºC, pero los sistemas de calefacción del suelo deben estar concebidos para mantenerlos a 29 ºC.

- El límite de velocidad de las corrientes de aire acondicionado será de 0,25 m/s.

- La humedad relativa debe permanecer entre el 30% y el 70% (más favorable entre 45% y 65%).

- Adecuada renovación del aire de los locales de trabajo.

- Correcto mantenimiento y limpieza de los sistemas de ventilación y climatización.

- Formación e información a los trabajadores sobre los riesgos a los que están expuestos, así como el uso de los sistemas de ventilación y climatización.

Nosotros

Mutua colaboradora con la Seguridad Social nº 39, es una entidad sin ánimo de lucro autorizada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para ofrecer sus servicios a los asociados en relación a la gestión de la Seguridad Social.

Suscribete a nuestra newsletter